Nadie alcanza la meta con un solo intento, ni perfecciona la vida con una sola rectificación, ni alcanza altura con un solo vuelo. Nadie debe vivir sin cambiar, ver cosas nuevas, experimentar otras sensaciones, y tener la capacidad de corregir sus errores. Nadie tiene el derecho de consumir el amor o la amistad de las personas si uno mismo no la produce.
(Autor Anónimo)

Natillas

jueves, 14 de enero de 2010
Ingredientes:
1 l. de leche
8 yemas de huevo
1 cucharada de maizena
1 rama de vainilla
Corteza de 1 limón
250 g de azúcar
Elaboración:
Se hierve la leche con la vainilla y la corteza de limón.
Se baten las yemas con el azúcar hasta que quede una crema blanca. Se añade la maizena mezclándola bien.
Se vierte lentamente la leche hirviendo sobre la mezcla anterior y se pone al fuego sin dejar de mover hasta que espeses ligeramente. Se cuela y se vierte en el recipiente donde se vaya a servir.