Nadie alcanza la meta con un solo intento, ni perfecciona la vida con una sola rectificación, ni alcanza altura con un solo vuelo. Nadie debe vivir sin cambiar, ver cosas nuevas, experimentar otras sensaciones, y tener la capacidad de corregir sus errores. Nadie tiene el derecho de consumir el amor o la amistad de las personas si uno mismo no la produce.
(Autor Anónimo)

Piruletas de pollo

viernes, 3 de octubre de 2014

¡Aparecer y desaparecer ¡
Últimamente se está convirtiendo en una costumbre habitual en mi vida, ¿no os pasa que en algunos momentos necesitáis desaparecer del mundo y esconderos de todo y de todos? Pues en esas estamos aparezco y desaparezco ! pero no abandono ¡.

Vuelvo con una receta muy, muy fácil y creo que apetecible y resultona.

 
Suelo comprar la revista Lecturas de cocina, me gustan casi todas sus propuestas y lo mejor ¡no me dan ningún tipo de problema! y eso es importante.

Espero que os guste el resultado, en mi casa ha triunfado y me han pedido que la ponga en el blog.

Ingredientes para 4/6 personas:

500g de carne picada de pollo o filetes de pollo picados

2 cucharadas soperas colmadas de queso crema del que más os guste, yo he utilizado media tarrina de queso crema azul de Mercadona.

150g de pan rallado

40g de semillas de sésamo negro (si tenéis de dos tipos de semillas pues más chulo queda)

Sal y pimienta (opcional)

Aceite de oliva para freír

Elaboración:

Limpiar las pechugas retirando los restos de grasa. Cortarlas en dados y picar con la picadora. O comprar la carne picada. Añadir la sal y la pimienta y cuando esté picada incorporar el queso y mezclar en la picadora.

Mezclar el pan rallado con el sésamo

Coger porciones pequeñas de la mezcla y darles forma de bolitas. 
Rebozar en la mezcla de pan rallado.
Calentar el aceite y freír las bolas sin que se tuesten mucho y dejar en un plato con un papel absorbente.

Servir en una brocheta. Es mejor no pasarse con la fritura y están mucho más ricas recién fritas.
En este caso he probado con el pan rallado japonés Panko para empanar que he visto recomendar en algún blog y el resultado es más crujiente y ligero.
No es difícil de conseguir yo lo he comprado en Alcampo de la marca Santa Rita, no es barato y el envase es pequeño 100g.

Espero que os guste

 


Selecciona la receta pinchando en el título para imprimirla
 

 




Álbondigas "con un toque de canela"

jueves, 8 de mayo de 2014
En la gastronomía actual podemos encontrar fácilmente muchos platos y costumbres que tienen una clara influencia de la época andalusí. Existen algunas formas de preparar los alimentos que nos vienen de entonces, como los cocidos en los que se mezclaban las verduras, carnes y legumbres; las albóndigas y empanadas que servían para aprovechar las carnes sobrantes, las gachas, las migas; los salazones los escabechados con vinagres y plantas aromáticas y los fritos, tanto de pescados y de carne, como a las llamadas "frutas de sartén" (buñuelos, churros, pestiños,.etc..).

Otras influencias de la cocina andalusí son: el uso de los condimentos con multitud de especies y plantas aromáticas; la utilización de los sabores dulces en platos salados incorporando a los platos los frutos secos y frutas secas principalmente pasas, higos y dátiles, o la miel en el guisado de carnes o pescados.

También hay que hacer una especial referencia a la repostería, en su gran mayoría legada por el pueblo andalusí. No sólo las ya mencionadas "frutas de sartén" sino a la variada pastelería que tiene como componentes básicos la harina, el azúcar, la miel, los frutos secos y los huevos como mazapanes, turrones, alfajores, tocinos de cielo.... son algunos de los más conocidos dulces que nos han legado.

Fuente: “El legado de al-Andalus” De Francisco García Duarte Miembro del Centro de Estudios Históricos de Andalucía
Hoy comparto esta receta claramente influencia de la cultura árabe y que en casa llevo preparando, en mi caso como influencia de la cocina de mi cuñada, desde que mis hijos eran pequeños.

La receta básicamente es la misma pero añadiendo el toque de canela y las hierbas mejora sin duda y cambia un plato al que ya estábamos acostumbrados.

La idea se me ocurrió al ver la película, que sin duda os recomiendo “Un toque de canela”  del griego Tassos Boulmetis. Una película que combina con mucha sensibilidad los sentimientos mezclándolos con las "especias" adecuadas.


En cuanto a la mezcla de especias (puede tener entre 4 y 30 variedades) Ras al hanut, o más frecuente ras el hanout su origen está en la zona del Magreb, y se utiliza en la mayoría de los tajines y con frecuencia en el cuscús y otros platos de la cocina magrebí.
No existe una receta única del ras el hanout, cada vendedor o cocinero lo elabora de una forma especial que le caracteriza. En su composición suelen incluir: clavo, pimienta negra, cardamomo verde, pimienta blanca, cominos, semilla de coriandro o cilantro, nuez moscada molida, pimienta de cayena, canela molida, Jengibre molido y cúrcuma molida. Suelen vender las semillas enteras para que se prepare la mezcla con especies frescas para poder apreciar mejor su sabor. Se puede preparar mezclando las hierbas a partes iguales, yo compré la mezcla en el Alcampo en la zona de comidas de otros países

  Ingredientes:
  • 1 kg de carne picada (mitad ternera, mitad cerdo)
  • Sal
  • 1 diente de ajo machacado
  • 2 huevos batidos
  • 2 cucharada de pan rallado (aprox.)
  • ½ vaso de leche
  • Perejil
  • 100 g de jamón picado con lo blanco incluido
  • Harina para rebozar
  • Aceite de oliva para freír 

Para la salsa:

  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 1 Cebolla mediana
  • 2 dientes de ajo
  • 2 rebanadas pequeñas de pan
  • 25 g aproximadamente de almendras crudas
  • 1 hoja de laurel
  • Azafrán o cúrcuma
  • 1 cucharadita de mezcla de especias ras el hanout (la venden en grandes superficies).
  • 1 pizca de canela molida
  • Sal
  • 1/2 vasito de vino blanco semidulce
  • Agua c.s.p cubrir las albóndigas

Elaboración:

En un recipiente ponemos la carne picada y el jamón picado, salpimentamos y añadimos el ajo machacado, el perejil y el huevo batido y mezclamos. Añadimos el pan rallado y la leche, volvemos a mezclar y dejamos tapado en la nevera, aproximadamente ½ hora.

Ponemos a calentar el aceite en una sartén honda y cuando esté caliente freímos las rebanadas de pan y las almendras y las reservamos en el mortero.

Ponemos en la olla (yo las hago en la olla exprés) las dos cucharadas de aceite y freímos la cebolla picada a fuego lento hasta que esté transparente. Mientras machacamos en el mortero el pan, las almendras y el ajo con un poco de sal y disolvemos con un poco de agua y reservamos.

Cuando esté pochada la cebolla añadimos las hebras de azafrán y las tostamos un poquito, añadimos el vino blanco y llevamos a ebullición para evaporar el alcohol. Incorporamos el majado que teníamos reservado y un poco más de agua y bajamos el fuego mientras que freímos las albóndigas.

Ponemos a calentar el aceite donde habíamos frito el pan y vamos formando las bolas, pasamos por harina, sacudimos para quitar el exceso de harina y freímos en el aceite caliente.

Simplemente vuelta y vuelta que doren un poco. Pasamos a un plato con papel para que escurran y las incorporamos a la salsa que estará cociendo. Añadimos las especias y tapamos la olla unos 10 minutos aproximadamente. Dejar reposar para que absorban los sabores y listas para comer.

  

 


Selecciona la receta pinchando en el título para imprimirla

Magdalenas de vainilla y chocolate

lunes, 7 de abril de 2014
Superando la procrastinación que me atenaza me pongo delante de otra hoja en blanco para redactar la última receta para el blog.
Hace poco he leído en algún sitio sobre las bondades de la red, para mí que soy curiosa por naturaleza ha sido el mejor descubrimiento, poder viajar virtualmente a lugares que no podré ir jamás, actividades que me atraen y que despiertan la imaginación y la inventiva, recetas que cuando las ves en fotografías preciosas te invitan a probarlas y te animan a intentar hacerlas.
Pero, siempre hay un pero, el inconveniente es que yo que también por naturaleza soy muy entusiasta lo quiero hacer todo y es ahí donde entonces empiezo a procrastinar o a deprimirme porque ¡¡¡es tanto lo que me atrae….!!!!.

En el caso de la receta de hoy en principio me atrajo la fotografía y al comprobar que es de las que me gustan, fácil, con ingredientes sencillos y que podemos encontrar sin ninguna dificultad, vistosa y al probarla ¡¡muy rica!! se adelantó a otras que tenía pendiente publicar.

Os recomiendo visitar el blog de la receta original Mi dolce paradiso porque encontraréis recetas y fotografías estupendas.
Espero que os gusten.
Ingredientes
  • 100 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 150 g de azúcar
  • 10 g de azúcar vainillado
  • 3 huevos medianos o 2 grandes y una yema
  • 150 g de harina de repostería tamizada
  • 1 cucharadita de levadura
  • 100 ml de nata para montar en este caso no hace falta que sea de la que tiene más de 35% de materia grasa
  • 1 cucharada sopera de cacao puro en polvo (por ejemplo Valor) tamizado
  • Una pizca de sal
Moldes para magdalenas y moldes desechables de aluminio o flaneras de acero inoxidable o los moldes que son múltiples.