Nadie alcanza la meta con un solo intento, ni perfecciona la vida con una sola rectificación, ni alcanza altura con un solo vuelo. Nadie debe vivir sin cambiar, ver cosas nuevas, experimentar otras sensaciones, y tener la capacidad de corregir sus errores. Nadie tiene el derecho de consumir el amor o la amistad de las personas si uno mismo no la produce.
(Autor Anónimo)

Pan Blaa "a la española"

miércoles, 29 de marzo de 2017
Poco a poco retomando¡¡¡. Vuelvo con uno de los muchos panes que se quedaron en la recamara sin llegar a ver la luz, esa luz que busco para mis fotos y que siempre se me escapa.


Haciendo historia éste fue uno de los panes que las chicas de Bake the world propusieron en el 2015, prácticamente ayer¡¡¡¡. La verdad es que gracias a sus retos conocí un montón de panes que nunca hubiera imaginado, una pena que no hayan podido seguir con el reto.


 No sabría decir cuál de todos me gustó más, éste tiene una miga blandita, es muy sabroso y además es de los que son fáciles de amasar sin necesidad de tener ninguna máquina.


El Blaa es un pan de origen irlandés y si estáis interesados en sus orígenes cualquiera de los participantes del reto cuenta perfectamente su historia.


Ahora explico lo de “a la española” de la receta que por supuesto no es porque de repente me haya dado a mi ninguna vena patriota. En la receta original como os podéis imaginar el ingrediente distintivo es la mantequilla que le aporta ese sabor abriochado  tan rico y característico de este pan, yo lo he preparado con ella y de verdad que está francamente bueno, pero aunque no es mucha cantidad he intentado versionarlo pensando en una persona a la que aprecio mucho y que en estos momentos tiene que cuidar especialmente su alimentación.


El resultado es también muy rico por eso recomiendo las dos versiones.




 


Ingredientes para 8 bollos de aproximadamente 90g

 *Harina blanca panadera: 500 g (más la de cubrir los bollos)

**Agua: 275 ml

**Levadura de panadero: 20 g si es de la prensada (Marca Levital o similar) o 7 g si es de la seca (Maizena o similar)

Sal: 10 g

Azúcar: 10 g

Aceite de oliva: 10 g (Si utilizamos mantequilla en lugar del aceite utilizarla en punto pomada 10 g)

* He probado con dos tipos de harina, con la de fuerza de Gallo que es mucho más fácil de encontrar en cualquier supermercado y con la harina panadera "El Amasadero" que se puede comprar por internet, aunque en su página indican las tiendas físicas donde se pueden comprar. Tengo que reconocer que hay mucha diferencia a la hora de la elaboración y en el resultado.
Cada harina absorbe un volumen de agua distinto en el caso de la de Gallo y si vais a amasar a mano igual es conveniente añadir un poco más de agua, no digo cantidad pero ir añadiendo 10 ml según veamos..

**Como referencia se utiliza una tercera parte de la cantidad de levadura prensada o fresca, es decir para 25g que tiene la levadura prensada utilizaríamos unos 8 g de levadura seca.
Elaboración:

En un recipiente hondo pesamos el agua tibia, la levadura, disgregada si es la prensada y el azúcar y lo dejamos reposar 10 minutos. Lo primero que hacemos, es activar la levadura en el agua tibia durante 10 minutos.
Pasados los 10 minutos añadimos el resto de ingredientes. Si utilizamos mantequilla ésta se disgrega junto con la harina. Amasamos hasta tener una masa lisa y brillante, durante unos 10 minutos. En el caso de que cueste el amasado dejamos reposar unos minutos y volvemos a amasar de esta forma resulta mucho más fácil.

Cuando esté amasada untamos un recipiente hondo con un poco de aceite de oliva y la dejamos reposar cubierta con un paño de cocina o film transparente (yo utilizo los gorros de ducha de plástico), hasta que doble su volumen. Serán unos 50 minutos aproximadamente. Esto dependerá de la temperatura ambiente de tu casa, cuanto más calor leva más pronto.
Pasado este tiempo, dejamos la masa en la encimera, y la doblamos varias veces de las esquinas al centro, con cuidado, para no quitar más aire del necesario.

Dejamos 15 minutos para que repose y así luego nos cuesta menos trabajar con ella.

Con un cuchillo afilado o una rasqueta de panadero, cortamos la masa en ocho porciones iguales y dejamos un nuevo reposo de 5 minutos

Damos forma de bola plegando nuevamente la masa de las esquinas al centro y con la mano hueca vamos dando forma redonda a los bollos, en éste video se ve perfectamente como se hace. Dejando los pliegues abajo vamos depositando cada bollo en una bandeja de horno en la que habremos espolvoreado en el fondo harina.
Tapamos con un paño de cocina y dejamos que leven por segunda vez, otros 60 minutos,

Precalentamos el horno a 250ºC calor arriba y abajo. Espolvoreamos harina encima de los bollos y los introducimos en la primera bandeja empezando por abajo y bajamos la temperatura a 230ºC. Dejamos cocer de 15-18 minutos.
Si vemos que se tuestan demasiado cubrir con papel de aluminio para que no se quemen. Como yo he probado las dos versiones he comprobado que hay diferencias en el tostado de la corteza, con aceite quedan más crujientes y dorados que con la mantequilla de ahí el color más tostado que los originales. 

Listos y a rellenar con lo que más nos guste. Se conservan tres días sin problema en una bolsa de plástico y congelan perfectamente.


Espero que os gusten



Selecciona la receta pinchando en el título para imprimirla

2 comentarios:

São Ribeiro dijo...

Adoro fazer pão mas ultimamente não tenho tido tempo.
Estes ficaram tão lindos diria que perfeitos.

Mercedes Gonzalez dijo...

Pero qué pinta!!!! Y me consta que están buenísimos!!
Gracias Morena, voy a intentar hacerlos así con el aceite, es justo lo que necesito.
Y gracias también por todas tus adaptaciones deliciosas para mi nueva situación, todo se hace más llevadero con tanta atención y cariño.